Fonda Fina

8.3

A pesar del nombre, este lugar no es una fonda, sin embargo tampoco debe considerarse un restaurante normal. Los mexicanos tenemos los estandares muy altos en la comida mexicana, todo lo comparamos con nuestra abuela, la mamá, el puesto de alguna colonia. En lo personal la comida fusión o experimental con comida casera no son lo mío, sin embargo querido lector Fonda Fina encuentra el balance perfecto entre comida casera real mexicana (Fonda) y cocina gourmet (Fina). Una experiencia muy agradable.

El veredicto

Vayan, no lo duden. Es un lugar ideal para llevar familiares, invitados extranjeros, o simplemente ir a comer rico en fin de semana. Al parecer el fin de semana tienen desayunos. El precio es moderado, aproximadamente 250 pesos por persona.

¿Que comimos?

Llegue a Fonda Fina por una foto de fideo seco con chilaquiles en twitter, asi que fue lo primero que busqué en el menú. Un cuadrito de fideo, diminutos chilaquiles (medio crujientes) , aguacate y queso. Muy rico, ahora pienso que deberian de ponerle fideo a la torta de chilaquil.

Sope de Pork Belly, que aunque suena agringado, no lo es. El sope no era grande pero si llenador, lo recomiendo de entrada para dos personas, la carne no se de que puerco venía pero era mas tierna y jugosa que el mismo Babe.

Una recomendación del mesero fue la sopa de queso, que era una mezcla de queso oaxaca con requesón. Deje que mi acompañante se arriesgara, y una vez más fue una feliz combinación de sabor que mi abuela envidiaria. Recuerdo decir un par de groserías (en forma de aprobación) al probarla.

Finalmente , se ganaron mi corazón con el plato fuerte, albóndigas. No crean que eran albóndigas de pato, ni de langosta, ni nada de esas pretensiones. Eran simplemente albóndigas de carne en salsa roja, fue aquí donde el círculo se cerró. Hay pocos restaurantes que sirven albóndigas tradicionales, algo que considero una base culinaria de todo mexicano promedio, esto es México, esto es lo que comía de chico en casa de mi abuela, esto es lo que los gringos deben saber sobre mi país. Aun asi, el platillo venia visualmente modernizado, con albóndigas pequeñas, acompañadas de un mini tazón de arroz y tortillas. Un buen y familiar final.

La experiencia

Los detalles hacen los lugares, estos pueden ser tacky, inesperados o lindos. En Fonda Fina la decoración es moderna y elegante, a partir de decoraciones típicas mexicanas, algo muy común en casi-todos-los-lugares nuevos que abren en México. Sin embargo aquí está bien logrado, ayuda a crear un ambiente de casa con los manteles, los cubiertos, los molcajetes, y cucharas de madera, en un lugar moderno, los platos fueron una muy buena elección.

La música, siempre es algo delicado, y aquí una vez más se llevaron un 9 de calificacion, buen volumen, una playlist de música regional que en verdad creaba una atmósfera de cocina mexicana, hasta feliz me puse de estar en México, ya quería tomar tequila como la viejitas elegantes que estaban en otra mesa. El único mal momento fue cuando se coló una cancion en version “karaoke” (wtf?) y el Aventurero de Pedro Fernandez.

La carta puede ser confusa asi que recomiendo preguntar al mesero , el servicio es muy bueno, y aunque los platillos tardan un poquitito mas de lo normal, vale la pena la mini espera. Vivimos en un mundo en el que si starbucks se tarda 4 minutos en darnos el café nos queremos morir, es bueno recordar que con la abuela teníamos que esperar sentados a que se hiciera la comida.

No tome aunque ganas no faltaron, tal vez a la proxima.
FONDA FINA FACEBOOK

The Breakdown

Comida
9
Lugar
9
Musica
9
Servicio
6