3 shows probablemente mejores que LV x Supreme

París siempre será dueño de la semana más avant garde de la moda. Aunque Londres es un fuerte contendiente lleno de actitud punk, la capital francesa ha demostrado que nadie puede quitarle el trono cuando se trata de innovar.

Durante la edición fall/winter 2017 de Paris Fashion Week, los streetwear nerds fuimos descaradamente flasheados por Supreme y Louis Vuitton; una colaboración que volcó por completo el concepto que teníamos del high fashion. Por eso es probable que te hayas perdido algunos de los mejores [pero no tan sonados] shows de esta semana de la moda de París.

Dior

Re-iventando por completo el icónico traje negro de Dior, Kris Van Assche integró influencias dandy, sportswear y new wave con sastrería impecable. Los colores y las texturas complementaron a la perfección los estampados de Dan Witz. Estamos seguros que Hardior será la prenda más codiciada de la próxima temporada.

Thom Browne

Thom Browne siempre ha sido un maestro del dramatismo; es por ello que, aunque nos encantó, su más reciente presentación en Paris Fashion Week no nos sorprendió en absoluto. Como ya es costumbre, el diseñador neoyorquino desechó totalmente las convenciones del menswear para ofrecer una propuesta que no puede interpretarse literalmente. Deberemos esperar a ver cómo traduce eso trajes entallados de pies a cabeza, además de los micro y mini outfits sobre puestos, al ready to wear.

Rick Owens

Días antes de protagonizar un junto a su esposa, Rick Owens entregó una colección sólida, llena de elementos recurrentes y aún así propositiva. La desolación expresada desde el pelo y el maquillaje hasta las prendas aparentemente fuera de lugar, nos recordaron los viejos días del diseñador californiano; antes de que hiciera escándalo por mostrar penes o mujeres robustas en sus pasarelas.

UNDERCOVER

Aunque Jun Takahashi no presentó una pasarela durante Paris Fashion Week, reveló las colecciones de sus líneas UNDERCOVER y JohnUNDERCOVER la misma semana que todos sus colegas. Saliéndose por completo del mood dramático de la mayoría, el diseñador japonés se fue más hacia el lado social. Su entrega es una sátira de nuestra generación, la que ha sido educada sigilosamente por los medios de comunicación. La construcción del outerwear es simplemente perfecta: piezas que, si bien requieren cierta valentía, son funcionales y versátiles para cualquier citadino.